VIVIAN MAIER, CUALLADÓ & YO

La fotografía siempre ha sido uno de mis hobbies favoritos, sin embargo nunca me he dedicado a perfeccionar mi técnica tan amateur. Para este artículo comentaré acerca de mi relación (a menor nivel) con dos fotógrafos de lugares y enfoques bastante distintos: Vivian Maier y Gabriel Cualladó.

 

VIVIAN MAIERmaier w

Vivian Maier Photographer

Antes de empezar quiero resaltar que no sé que es lo que mas me da curiosidad de esta niñera: si su talento innato para la fotografía o su historia. Aquí dejo una pequeña biografía que he encontrado en internet:

Vivian Maier,  (Nueva York,  1926 – Chicago, 2009) fue una fotógrafa estadounidense aficionada, de ascendencia europea, que trabajó como niñera en Chicago durante cuatro décadas.  Era socialista, feminista, crítica de cine y campechana. Aprendió inglés yendo al teatro porque le encantaba. Solía llevar chaqueta de hombre, zapatos de hombre y un sombrero grande. Estaba tomando fotografías todo el tiempo y luego no se las enseñaba a nadie. En 2007 John Maloof estaba buscando información para escribir un libro de historia sobre Chicago NW Side llamado Portage Park y acudió a una subasta donde compró un archivo de fotografías por unos 380 USD. Maloof, consciente del tesoro rescatado prácticamente de la basura, empezó un minucioso trabajo de investigación, recuperación y protección del archivo de Vivian Maier. Su trabajo muestra escenas callejeras de Chicago y Nueva York en las décadas de 1950 y 1990.

Pero, ¿por qué me encantó tanto descubrir a esta mujer? Pues la verdad es que no lo sé. En cierto punto me siento reflejada en ella, ya que también soy feliz haciendo fotos a absolutamente todo lo que se me cruza por delante. Lo que para ella eran las calles de Nueva York y de Chicago para mí son las de Madrid, las de Asturias, las de Roma… Me impresiona mucho sus fotografías perfectamente encuadradas sin tener un conocimiento profesional de la fotografía.

¿Por qué Maier hace parecer que colgarse una cámara al cuello y hacer fotografías en la calle sin poder mirar por el objetivo sea tan fácil? ¿Habrá sido Vivian de las primeras mujeres a quienes se le ocurrió hacerse alguna que otra selfie? Yo creo que sí. Si llegas a ver su colección, querido lector (te he adjuntado una más abajo también), podrás encontrar muchos autorretratos de Vivian que lograba sacar jugando con los reflejos de los espejos. Yo lo tengo mucho más fácil a día de hoy, ya que con la cámara delantera de un móvil o la pantalla giratoria de alguna cámara reflex puedo lograr sacarme un o unos buenos selfies. Encima soy fan de las fotos en blanco y negro y de los niños.

Capturar escenas en la calle es sumamente complicado, ya que al todo estar en movimiento, tienes que ser bastante audaz para capturar exactamente el momento que quieres dejar plasmado y eso lo digo yo, reitero: una fotógrafa más bien inculta en estos temas. La capacidad de Vivian de poder reflejar la sociedad estadounidense de hace unas cuantas décadas en su mayor esplendor y naturalidad no creo que sea cosa de alguien que no tuviese claro cómo, dónde y a quién tomar una fotografía.

Otra de las cuestiones que se me pasan por la cabeza al ver el trabajo fotográfico de esta curiosa mujer es: ¿Con el talento se nace? Siempre he sido partidaria de que sí, de que hay personas que nacen con el don y puedo afirmar que Vivian lo tenía… por otro lado, ¿Las casualidades existen? Pues no, yo creo que no, ¿o acaso el descubrimiento de sus fotografías secretas ha sido porque sí? Ya simplemente con toda la curiosidad que han despertado en mí y la motivación que me transmitieron creo que no, que fueron para algo. Suerte la mía el haber sabido verlo.

 

sala_canal._cuallad__GABRIEL CUALLADÓ

Aquí os dejo dos links: El legado fotográfico de Cualladó y Exposición “Cualladó esencial” (vídeo)

A continuación una pequeña biografía del fotógrafo español:

Gabriel Cualladó (Valencia 1925 – Madrid, 2003) fue un fotógrafo español que formó parte del Grupo Afal y del movimiento de renovación de la fotografía en España en la segunda mitad del siglo XX. Realizó sus primeras fotografías a su primer hijo junto a sus amigos con una cámara “Capta”. Desde allí se inició su interés por la fotografía y realizó un aprendizaje autodidacta. En 1956 entró en la Real Sociedad Fotográfica y un año después en el Grupo Afal. En 1957 organiza en la Sala de la librería Abril y en 1958 conoce a los fotógrafos con quienes forma el grupo La Palangana y posteriormente de la denominada Escuela de Madrid. Entre alguno de los premios que obtuvo por sus trabajos fotográficos podemos resaltar que, en 1994, obtuvo el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura y cuatro años después, la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

La fotografía de Cualladó no tiene mucho que ver con la fotografía de Maier (con quien ya he dejado más que claro que me siento identificada en aspectos fotográficos), sin embargo, también me llego a ver en su proyecto fotográfico. Cualladó realiza muchas fotografías a sus familiares, de hecho, una de sus fotos mas conocidas es de la primera comunión de su hijo. Yo siempre soy la que se dedica a hacer las fotos de los eventos familiares con todo el amor del mundo así que puedo llegar a entender a Gabriel en la forma en la que hace las fotos de otras personas en general. Se nota que con los años fue adquiriendo experiencia, por ejemplo: en la foto de una de sus sobrinas (que he adjuntado un poco más abajo) el fondo esta completamente negro y la luz del foco hace que solamente resalte la niña. Al igual que Maier, retrata situaciones que le rodean pero desde un enfoque tal vez un poco más sentimental al involucrar directamente a su familia

Cito textualmente un párrafo que he recuperado del link que os he adjuntado:

Cualladó, con su Leica y su Rolleiflex, retrató en blanco y negro lo que pasaba a su alrededor, sus  familiares, sus paseos por el Rastro junto a su mujer Angelita o sus veraneos en Asturias. Algunas de sus instantáneas nos transmiten melancolía, como los retratos de sus padres, otras ternura, como la de la niña con la rosa, y otras emiten fuerza como el retrato de un ferroviario  del País Vasco.

Blanco y negro, familiares, paseos en Madrid, ASTURIAS (mi queridísima Asturias), distintas emociones a través de una foto… ¿seré yo una mini-Cualladó en potencia? Otra vez vuelvo a hablar de las casualidades y del hecho de que no existen. Justamente lo que yo suelo buscar con mis fotografías es ESO y en ESOS lugares.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s